dolor cervical

cervicalgia tensional o postural

melania figueras, psicoterapeuta y coach emocional de (silencio) barceolona nos explica cuales son las claves del amor consciente y del compromiso en una pareja

¿compromiso? no, gracias

tus amigas te preguntan por ese chico con el que sales o por esa chica a la que estás viendo últimamente; y no sabes qué contestar, estás teniendo una buena relación –le llamas relación aunque solo llevéis dos semanas– pero no te deja ponerle etiquetas y no tienes derecho a la pataleta si él o ella te cancela la cita a última hora

si no estás buscando nada a medio o a largo plazo, esa actitud, en la que el valor central de la relación es la libertad o la independencia, es el ideal; sabrás que no hay compromiso porque uno, o los dos, haréis referencia continuamente a ello: “lo que más me gusta de ti es que seas tan independiente” o “en esta relación me siento realmente libre” o “nosotros no somos de esas parejas ñoñas que están todo el día juntos”

sin intención de caer en un tópico, diré que nuestra fobia al compromiso puede ser selectiva, ya que las calabazas suelen estimular nuestro deseo de compromiso; se convierte en una idea irresistible ese: “eso es un reto”

y es que tenemos que reconocerlo, un reto nos estimula a nivel físico, intelectual, emocional y hasta espiritual

volviendo al tema, os propongo, desde mi experiencia en terapia, algunas razones por las que no nos comprometemos con alguien:

 

  • nuestro foco está en otra parte: estamos enamorados de alguien diferente; o nuestro interés está en otro ámbito: el trabajo, mis aficiones, los hijos… puede que la fobia sea real y no selectiva y realmente no nos comprometamos con nada
     

  • nuestro entorno no aprueba a mi pareja: o bien porque todos nuestros amigos están solteros y sin compromiso (y no vas a ser el único al que “han cazado”) o bien porque nuestro entorno expresa valores anti-compromiso tipo “qué lista ha sido esa chica apostando por su carrera profesional y no por casarse con el primero que pasa”
     

  • estamos enganchados al coqueteo o al enamoramiento pero no al amor: damos valor al sexo pero no a la relación; y también porque quedarse en una relación implica invertir mucho de ti 

    el filósofo alberoni ya nos advirtió que el amor es una revolución que aniquila nuestro mundo tal como lo conocemos y no todos estamos para tanta revolución; además, actualmente no hay presión social por quedarte soltero, más bien al contrario

     

  • tenemos miedo; nos falta madurez: dejar una puerta abierta para salir de la relación cuando queramos, es un arte, si conseguimos que el otro no nos diga que somos unos egoístas al tomar esa decisión unilateralmente; esa inmadurez nace del miedo a perderse a uno mismo, e invocamos a la libertad para no sentir que se renunciamos a la propia identidad... pero en el fondo, es sólo miedo a sufrir
     

  • para que nadie te pregunte por qué no tienes una relación te escondes dentro de una: si estoy cansado de no encajar o de que todo el mundo opine sobre mi estado civil, puedo acabar en una relación para esconderme; estas relaciones se caracterizan en que los roles están muy marcados, son muy rígidos (proveo o me mantienes; me cuidas en la enfermedad o te hago compañía) pero no se conecta a nivel emocional
     

  • me ve como un amigo o una amiga pero no como a una pareja: me valora, se divierte, me cuenta sus problemas y sin embargo, no me admira, no le fascino; una baja fascinación influye negativamente en la calidad de las relaciones sexuales, la percepción de felicidad y el nivel de compromiso 

    en un estudio de andrea burri, encontraron que para las mujeres, la fascinación estaba muy relacionada con la satisfacción sexual (a más fascinación por su pareja, mayor satisfacción); en cambio, constataron que los hombres pueden tener satisfacción sexual incluso sin sentir ningún tipo de fascinación por su pareja

     

  • no está preparado o preparada: vale pero… ¿cómo les dejamos ser libres sin sentir que no somos importante para ellos? nos confunden con su idea de la relación, nos dicen que sí, que les hace ilusión comprometerse pero cada vez que intentamos pasar de la fantasía a la realidad, concretando una fecha, por ejemplo, entran en pánico 

    cuidado con el caso extremo de la histeria masculina o la paradoja neurótica; buscan el sí, y cuando lo consiguen desaparecen, pasan del halago desmedido a verte todos los defectos (preparando el terreno para irse)​

si tu actual pareja encaja bien en más de una de estas razones, quizá sea una persona muy egoísta; lo más importante es lo suyo: sus sentimientos, sus miedos, sus proyectos 

la relación está muy abajo en su lista de prioridades; quédate si quieres, pero con consciencia de que no es una relación sana 

el amor consciente o el amor comprometido

el mejor amor es aquel que te hace consciente de que escoges a tu pareja todos los días, y ella a ti, no solo el día que empezasteis a ser pareja; una creencia (posible aunque no se cumpla todas las ocasiones) sobre el amor es que “el amor es para siempre” o que “el amor es incondicional”

la parte buena de esta creencia es que te motiva a que la conviertas en una profecía de autocumplimiento; la parte mala es que el amor, a medida que pasa el tiempo va cambiando (de más pasional a más íntimo y comprometido) y el tránsito requiere desarrollar nuevas habilidades como, por ejemplo, el sentido del humor 

no se trata de que seas un buen monologuista, sino de que estés conectado con la alegría de vivir (se sabrá porque serás de sonrisa fácil)

en el glosario de términos del amor, el amor consciente, es ese amor que sientes, observas y atiendes; a veces concebimos el amor como un dios externo a nosotros que nos posee, sin embargo el amor se construye a través del compromiso, de la consciencia 

existe una química en el amor, sin duda, que sirve para impulsarte a formar una pareja (propicia para construir un nido); pero evoluciona: el amor adulto, la estima, no nos satisface tanto porque sabemos que el otro no está ahí para complementarnos; requiere de cierta tolerancia a la frustración 


dicen que el amor te ocurre pero que la relación se construye

como terapeuta, creo la mayoría de parejas lucha para mantener la relación pero no para mejorarla; el secreto consiste en tratar de construir un proyecto juntos sin abandonar los proyectos individuales para poder crecer psicológicamente con espacio para ti, para tu pareja y para la relación

para finalizar, un truquito para los singles silenciosos: conviértete en la persona a la que quieres atraer, esa es la mejor definición del “quiérete a ti mismo” que conozco

#desreconécta

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube - White Circle

© 2019 (silencio) barcelona · política de cookies · política de privacidad · aviso legal